domingo, 7 de agosto de 2016

Pokémon Go Home

Aunque no los veamos, los Pokémon siempre están. Esa parece ser la consigna madre del fenómeno global cuya llegada al país es inminente. Desde principios de julio, millones de fanáticos del videojuego japonés Pokémon Go invaden calles y plazas de todo el planeta, presos de un éxtasis místico, en pos de atrapar pequeños monstruos virtuales. Con sus smartphones como santo grial, los fans de Pikachu escanean el espacio público en su cruzada tecnológica. Veinte años después de su irrupción en el escenario gamer, la nueva versión del juego creado por Satoshi Tajiri borra las fronteras entre el mundo real y el virtual. Y la aventura recién comienza.
“Es algo grandioso. Escuché acusaciones de que los videojuegos son los culpables de que los chicos ya no salgan a la calle a jugar. Ahora no hay excusas, Pokémon Go nos obliga a salir a caminar”, asevera Nicolás Alejandro Borromeo, desarrollador de videojuegos y docente de la Universidad Tecnológica Argentina (UTN). En efecto, el principal atractivo del juego pasa por el uso de la realidad aumentada y del GPS, que rompe con la reclusión en el espacio privado. Para el gamer Roberto Gómez, “la diferencia radica en que con la realidad aumentada podés usar la cámara del celular y tenés interacción con el mundo real
Con el juego desarrollado por la empresa Niantic en colaboración con Pokémon Company -Nintendo, Game Freak y Creatures- irrumpe un nuevo paradigma de jugador: activo y con posibilidades de explorar la ciudad como nuevo espacio ficcional. Ya existen juegos como este en el mercado digital, “pero esto es un punto de inflexión –apunta Borromeo– y va a marcar un pico de popularidad. En la industria, cada tipo de juego tiene su época de gloria. Creo que Pokémon Go llegó para quedarse”.
Tras su salida a la cancha el pasado 6 de julio, en pocos días se transformó en la app que “se descargó más veces” en la cortísima historia de las aplicaciones móviles, según informó la tienda digital de Apple. En las tres semanas que Pokémon Go lleva activo en Estados Unidos, Europa, Japón y Oceanía, el juego tuvo más de 30 millones de descargas en los sistemas operativos iOS y Android. Más allá de los rumores, el desembarco en la Argentina se espera para agosto.
La descarga es gratuita. Pero la intención ulterior de los comercializadores de la app es masificarla (ya superó en uso a Instagram y Twitter) e incentivar en los jugadores la compra de elementos complementarios para mejorar la cacería. Niantic facturó 30 millones de dólares en sólo 20 días. El 5 de julio, cada acción de Nintendo tenía un precio de U$S 136,59. Para la última semana del mes ya treparon a U$S 218,46, y eso que la firma nipona es accionista minoritaria en el emprendimiento.
El derrame de ganancias también alcanzará a los patrocinadores privados, que hacen fila para entrar al negocio. Ocurre que los jugadores de Pokémon Go son “obligados” a dirigirse a determinados puntos clave para atrapar monstruitos, o para entrenarlos, espacios físicos muchas veces explotados por afamadas multinacionales. En Japón, McDonald's ya ofrece salas especialmente preparadas para calmar la sed de los cazadores.
Otro de los puntos oscuros es la extracción de datos que opera la aplicación sobre sus usuarios. Varias voces se elevaron para denunciar esta maniobra. Durante la presentación de su film Snowden, el director de cine Oliver Stone identificó al videojuego como un nuevo nivel del capitalismo de la vigilancia. “Estamos asistiendo a una suerte de sociedad robot, donde cada uno sabrá cómo se tiene que comportar. Esto es lo que se llama totalitarismo”, disparó el director de Pelotón en la Comic Con de San Diego.
Pokémon Go arranca
No todo es color de rosa en este manga mundial. En los últimos días, la fiebre desatada por Pokémon Go sube su temperatura y han aflorado las primeras complicaciones en el cuerpo social global. Algunos trágicos episodios parecen sacados de una mala película de clase B. ¿Los más curiosos? Una cazadora obsesionada con encontrar un pokémon acuático se topó con un cadáver flotando en un río, en el estado de Wyoming; varios descuidados coleccionistas de monstruos resultaron heridos al no prestar atención al tránsito y unos cuantos conductores irresponsables chocaron sus automóviles. Hasta un deportista francés se quejó en las redes sociales porque no pudo encontrar monstruos en la Villa Olímpica carioca.
Además, la realidad aumentada implica que los jugadores se acerquen a determinados sitios a los que, de otra manera, no irían. Una ONG bosnia advirtió sobre los peligros de jugar Pokémon Go en las regiones minadas que dejó el conflicto armado en ese país balcánico. Hace algunos días, fans de Pikachu intentaron violar la rigurosa seguridad de la Casa Blanca y el Pentágono. Para el desarrollador Borromeo, “el juego debe tener mecanismos que prevengan cualquier tipo de explotación inadecuada del mismo”. La resignificación que se hace del territorio urbano se vuelve ahora motivo de acaloradas discusiones. Las autoridades del Museo de Auschwitz, en Polonia, y las del Memorial del 11 de Septiembre, en Nueva York, han solicitado evitar esos espacios en el mapa virtual del juego, por considerar que pueden ocasionar prácticas fuera de lugar.
Borromeo explica que, más allá de los desafíos que plantea, Pokémon Go obliga a interactuar de forma directa con personas antes desconocidas: “Pronto veremos gente jugando en grupo por la calle. Relaciones que quizás perduren en la vida real”. «
Cómo atrapar a Pikachu
Pokémon Go es un ejemplo paradigmático de cómo la realidad aumentada, que consiste en ubicar elementos virtuales dentro del mundo físico visto a través de una pantalla del celular o de una tablet, puede transformarse en un juguete de masas. Los jugadores deben recorrer la ciudad guiados por un mapa virtual en sus celulares, buscando a los famosos monstruitos. Una vez localizados, los cazadores deben atraparlos, lanzándoles las Poké Balls virtuales. La idea no es enteramente nueva. Hay varias compañías que ofrecen esta tecnología a sectores profesionales y Google intentó popularizarla con su proyecto Glass. El lanzamiento sudamericano de Pokémon Go se espera para mediados de agosto. Los fanáticos argentinos deberán ser pacientes. Sin embargo, los rumores en la web circulan a la velocidad de los rayos de Pikachu. Desde las cuentas oficiales de Nintendo se anuncia un Campeonato Mundial de Pokémon, entre el 19 y el 21 de ese mes. Y hay quienes especulan con que el lanzamiento será esta misma tarde de domingo. ¡A preparar las “pokebolas”!
Una nota en Tiempo Argentino, escrita a cuatro manos con Guido Molinari. Se lee por acá