martes, 7 de mayo de 2013

Garganta poderosa


                                      













"Los platos están servidos. El menú armoniza con un domingo de Superclásico. Son fideos con roja salsa fileto y albóndigas de carne picada. Es obra de Gena, que lo preparó con su sapiencia italiana. La cocinera paraguaya nacida en Caaguazú, hace varios años trabaja para los Morales. La esposa del hombre de la casa ofrece vino tinto o gaseosas. Pero los ojos de Beatriz pispean todo el tiempo las andanzas de Benicio, el nieto hincha de Boca que anda correteando por el living. El ambiente es luminoso, con la luz oblicua del cielo otoñal de Palermo. En el living hay un piano de cola, que algunas figuras de porcelana de Lladró y varios cuadros miran desde las paredes. Un cuadro de un descamisado acurrucado junto al rostro de Evita cuelga de la puerta que comunica el ambiente con la cocina." Así arranca la crónica sobre el domingo del un relator superclásico. Se lee en El Gráfico por acá.